domingo, 11 de enero de 2009

Cuatro naranjas.

Lo sé, sé que derramas mucha sangre de tu cuello, igual no es mi problema ni fue mi intención, sólo quería divertirme un poco más, lo siento, es que debía hacerlo, tu siempre me gustaste y en tu casa siempre me siento cómodo, lastima que no sientas lo mismo, ni tu ni tu mamá por eso ella también derrama su sangre derrama su muerte roja, ¿Que yo no soy el apropiado? ¿Que soy menor que tu? pero si tenemos todo lo que deseamos, nos amamos al menos yo te amaba.

Yo se qué tu familia y todo eso pero nos podíamos escapar sin tu novio, tu novio que ahora no respira pero es por tu culpa, tu misma decidiste el día en que le diste ese beso que debía ser mío; aquí te veo tirada en tu cama y no me respondes ¿por qué no hablas? si todo esto es tu culpa, querías ser mi amiga y eso es imposible ¡por eso estás muerta!

por eso tus fríos ojos miran la pared con tu retrato de niña, por eso tus sabanas son rojas y huelen a sangre, sangre de traición ¡me traicionaste! como lo hicieron mis padres, que murieron quemados en casa por un extraño accidente, el accidente es que yo siga con vida, y ahora tu, la única que me quiere la única en la que confío sólo tu, con la que salía en las tardes a caminar tomados de la mano, ya no estás ,ni tu ni mis amigos que dejaron de ser divertidos porque se quedaron con sus jueguitos de niños, y te juro que me duele decirlo pero ya no queda ninguno, ya no son mis amigos ya no están vivos, y todo es tu culpa y lo sabes y no mires así porque estás muerta, tan linda, tan silenciosa, tan muerta como tu puta perra, esa perra que está en los postes de la cuidad como un cartel en blanco y negro de se busca; pero yo la encontré antes, es más yo la desaparecí yo y mis manos se encargaron de matarla y botar el cadáver al río como también de pegar cada cartel y en cada poste mis lagrimas de tristeza que en realidad eran lagrimas por ti. Bueno no tanto por ti, yo te quería si, me fuiste útil también, te dije lo que querías oír, aunque no escucharas, y me trataras como un niño, todo fue por mí, es que no hay tiempo para aburrirse cuando se tienen 6 años, tu entiendes ¿o no?

3 comentarios:

Anonimo Do dijo...

Naranjas como uñas negras escarvando hondo para llevarse un organo de las entrañas. Ya había leido el cuadro, desde mi niñez.

Jané dijo...

Suena mejor tener seis años que ser un robot :P

*Oye, en tu título "cayo" es con acento :) sólo digo para que se vea más bonito.

Jané dijo...

tildeee... agárrala antes que se vaya volandooooooo