viernes, 22 de agosto de 2008

confesión

Buscando los pies de la vida, me perdí entre sus pasos.

1 comentario:

Anfetamina dijo...

Nadie tiene una confesión tan transeúnte como la tuya. Se llama confesión y todos esperamos más de dos líneas, pero ahí está, no confesaste un crimen, aunque yo qué voy a saber, pero si confesaste un secreto. No opino aquí porque sea la entrada más pequeña, opino en la pequeña porque siempre de tus combinaciones alfabéticas y sintagmáticas quiero más. y se hizo la nada, al fin de cuentas tu señor se había caído, está seguro ahora, está en la nada seguro.